¡Bienvenidos de nuevo a nuestro blog! En Clínica de Odontología ACP, expertos en invisible en Sevilla, nos importa la salud dental y bucodental de tu bebé, por eso en el artículo de hoy os explicaremos cómo mantener su higiene bucal durante durante la lactancia materna.

Lactancia materna: beneficiosa para tu bebé.

Nadie pone en duda, que la lactancia materna es una fuente de enormes beneficios para el bebé, no sólo nutritivos, inmunológicos y emocionales, si no también beneficios en el desarrollo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Unión Europea (UE) y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o más, esto es, hasta que la madre y el bebé lo deseen.

La leche materna es un fluido de gran complejidad biológica, protege activamente y es inmunomoduladora. Tiene una gran aportación de minerales como el calcio, fósforo y proteínas que favorecen la remineralización. Debido a esto, por sí misma, la leche materna no es cariogénica.

Además, gracias a la lactancia materna se retrasan hábitos nocivos para nuestro bebé como la succión del dedo o del chupete de forma prolongada, que pueden dar lugar a futuras maloclusiones.

Por lo cual, la leche materna por sí sola no produce caries dental, pero la falta de higiene bucal y el complementar la leche con otros determinados productos azucarados pueden incrementar el riesgo de caries.

Se debe iniciar la limpieza bucodental tan pronto como sea posible. Cuando antes lo iniciemos en nuestra rutina de higiene diaria del bebé, antes conseguiremos acostumbrarlo.  Consiste en realizar una higiene bucal desde el inicio limpiando las encías cuando no tenga dientes y posteriormente los dientes cuando le salgan, esto nos ayudará para no tener aparición de caries.

Consejos:

  • Evitar el consumo excesivo de leche durante las noches. Lo ideal es limpiar después de la toma.
  • Independientemente de que la lactancia sea materna o con biberón, debemos limpiar las encías del bebé con una gasa húmeda incluso antes de la aparición de los dientes.
  • Desde la salida del primer diente (en torno a los 6 meses), ya es necesario el cepillado con pasta fluorada, dos veces al día, por la mañana y por la noche. Además, es necesario levantar el labio durante el cepillado para limpiar las encías y observar que no haya manchas.
  • Debemos retrasar al máximo la introducción de azúcares como galletas o zumos en la dieta de nuestro bebé. La primera visita al odontopediatra es recomendable alrededor del primer año del bebé.
  • Evitar (en lo posible) el traspaso de saliva al bebé, mediante acciones como probar o soplar su comida con la misma cucharilla o darle besos en la boca.

Desde la Clínica de Odontología ACP, expertos en ortodoncia en Sevilla cuidamos de los más pequeños. Contamos con un equipo de odontopediatía y trabajamos con el programa de salud bucodental de la Junta de Andalucía. ¡No dejes de llamarnos para solicitar una cita y para resolver todas tus dudas!